16.8.15

Falsos Cupcakes de Melón con Pepitas Caremelizadas


Sí, son más falsos que los duros Sevillanos, pero buenos como los verdaderos cupcakes.

En verano nos apetece dulce, pero más fresquito del que comemos en otras épocas del año. Así que me dije: ¿Y si hago unos cupcakes de mentirijilla que sean fresquitos? y ahí entró el melón, la nata y la gelatina. No necesitamos nada más para hacer estos bocaditos frescos y dulces. Bueno, sí, para decorar, las pepitas del melón.

Recordé que cuando era pequeña se dejaban secar las pepitas al sol y luego te las podías comer como si fueran pipas.
Pero, no secar de cualquier manera, no. Secar poniendo debajo el típico papel de diario homologado para estos casos, ¡no vayan ustedes a pensar que cualquier cosa sirve! Así que quise retomar esa costumbre. Que en la época de la opulencia hemos perdido muchas, pero que muchas buenas y ecológicas costumbres.
No sabéis la ilusión y lo que se divirtió Pol con esta actividad. ¡Algo que siempre tiramos se podía comer! Todo un descubrimiento para sus tres años.


Pues venga vamos con la receta:

Para el falso Cupcake:

Me salieron 15 mini-cupcakes

3 tajadas de melón
1 sobre de gelatina en polvo (6 g) o tres hojas de gelatina (2 g c/u)
3 cucharadas soperas de agua mineral
1 cucharada sopera de azúcar moreno



Cortamos las rodajas, les quitamos la piel y las hacemos daditos.
Las ponemos en la picadora y las trituramos hasta que queden hechas puré.
En un recipiente ponemos las 3 cucharadas soperas de agua mineral y el sobre de gelatina en polvo. Dejándolo reposar unos 2 o 3 minutos y que veamos que la mezcla ha espesado.

Ahora pondremos el puré de melón y la cucharada sopera de azúcar moreno dentro de un cazo y lo pondremos a calentar, pero sin dejar que hierva. Únicamente calentar.

Cuando la mezcla de gelatina y agua haya espesado, ya podemos retirar del fuego el cazo y añadir la gelatina. Removemos para que se mezcle todo bien y en las cápsulas de mini-cupcakes que habremos preparado previamente ya podemos ir añadiendo, con la ayuda de una cuchara de postre la mezcla. A diferencia de los verdaderos cupcakes estas cápsulas las llenaremos hasta arriba.


Cuando ya estén llenas las pondremos en la nevera un mínimo de 4 horas para que se estabilice y espese la mezcla.

Para decorar:

Nata para montar de 35,1 MG como mínimo
Azúcar glas al gusto

Pepitas de melón lavadas y secadas al sol
100 ml de agua mineral
175 g de azúcar
Aceite de Girasol

Para montar la nata seguid las indicaciones que os dejé en este tutorial  y os quedará genial


Ponemos un cazo con el agua y el azúcar y removemos hasta que se deshaga el azúcar y empiece a hervir. Entonces añadimos las pepitas de melón ya secas y dejamos que hierva de nuevo durante unos 5 minutos. Con esto conseguiremos que el azúcar se vaya adentrando en las pepitas.
Pasado este tiempo las sacamos y pasamos a freír en una sartén con aceite bien caliente. Nada, un minuto, un minuto y medio. Sacamos y extendemos encima de un plato o bandeja protegida con papel de hornear para que no se nos enganchen.

Cuando se hayan enfriado ya están listas para hacer las porciones y usarlas para decorar los falsos cupcakes de melón.

Montar los falsos cupcakes justo antes de comerlos y así estarán más ricos y fresquitos. En la manga pastelera ponemos la boquilla rizada, la llenamos de nata y decoramos el cupcake. Con las pepitas de melón caramelizadas le damos el toque de distinción que se espera de nosotros, je, je.


¿Qué? ¡Fácil eh! Espero que os animéis y la hagáis mucho, mucho y la podáis disfrutar todo lo que queda de verano. Si la hacéis, ya sabéis que me encanta recibir vuestros comentarios y fotitos.

Por cierto, Trini me ha dicho que ha hecho la receta de Canapés dulces de chocolate blanco y mora, pero con cerezas y le ha quedado genial.
Trini vivió muchos años en Canadá y hace tiempo me pasó una receta típica de allí, a ver si un día la pongo en el blog.

Truco 1: Las pepitas caramelizas se pueden chupar como si fueran una piruleta, pero no se pueden comer porque tienen la cáscara. Si quieres que se pueda comer, pélalas y haz el mismo procedimiento. Quedan igual de bien aunque la decoración no queda tan vistosa.

Truco 2: Las pepitas tardan de 2 a 3 días en secar.

Truco 3: Yo dejo secar las pepitas de otro melón que nos hemos comido con anterioridad y así cuando quiero hacer la receta siempre tengo pepitas secas. Las conservo en un bote de cristal.


Truco 4: Las cápsulas de los cupcakes deben ser rígidas para que al comérselo con la cuchara no se desparrame todo ; )

Truco 5: Si quieres, puedes freírlo con aceite de oliva virgen, pero si los chupas (yo lo hago) el sabor será más fuerte.



6 comentarios:

  1. Eres briiillllaaaaanteeeee!!! amé esta receta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Luisa, me alegra leerte. Un Beso Enorme!

      Eliminar
  2. Qué idea tan genial. La hice y el sabor es delicioso :D Gracias por compartir tus recetas!

    Besos !!

    blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh! Jéssica qué ilusión, me alegro que te gustara. Una lectora la hizo con cerezas porque no encontró moras y le quedó genial también.

      Un Saludo y gracias a ti por comentar.

      Eliminar
  3. Qué original, Xènia. Creo que nunca he comido pepitas de melón. Cuando era pequeña mi padre secaba las pepitas de los melones que habían salido bien de sabor (en el papel de periódico homologado, claro) pero para plantarlos el año siguiente y asegurar así una buena cosecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No?, pues mira, mi suegra cuando vio las pepitas secando me contó que cuando era pequeña y en verano iban a la Cantera (su padre trabajaba allí), como no había de nada, secaban las pepitas de melón para comérselas como pipas porque no podían comprar pipas de girasol. Así, que es muuuuy antiguo.

      Qué guay que tu padre plantara melones, esos sí que deberían estar ricos.

      Un Beso.

      Eliminar

¡Qué Ilusión!, ¿me vas a dejar un comentario?, ahora mismo lo leo.

Post nuevo Post antiguo Home
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...